¿Qué es el propósito de VIDA?

Nada contribuye más a tranquilizar la mente como un firme propósito, un punto en el que el alma pueda fijar su ojo intelectual

Existen muchas definiciones para la palabra “propósito” en el campo del desarrollo personal. Que si es esto, o lo otro… que si sirve para inspirarte o para decidir tus objetivos y planificar o priorizar tu tiempo. El caso es que en situaciones difíciles la palabra propósito siempre viene a la palestra…

Los que son padres pueden entenderme fácilmente, que cuando uno tiene el propósito de cuidar a un hijo, ni cielo ni tierra pueden interponerse. Ser padre o madre, es el ejemplo exacto de lo que es tener un propósito en la vida.
 
Así no quieras levantarte de la cama lo haces, sonríes, aunque por dentro sientas dolor y tristeza, eres capaz de jugar sin ganas, esforzarte al máximo y hacer millones de cosas que no harías por ti mismo con un solo fin: ver la sonrisa en la carita de esa pequeña persona que significa tanto para ti.
 
Tener un propósito claro como el de ser padre o madre, hace que puedas superar las más duras situaciones de la vida, ¿Por qué? Porque alguien más depende de tí, y esa responsabilidad es en sí misma “un propósito”. Por más obstáculos que encuentres en tu camino, tu voluntad no se desvanecerá, si tienes un propósito claro.
 
Para otras personas su propósito tiene que ver con su profesión, una actividad que hacen para ayudar a los demás, un deporte, un arte o lo que sea que sea eso que los impulse y ayude a seguir adelante día a día.
 
¿Lo escoge la persona? O es algo que nos viene dado por algo superior a nosotros.
 
Personalmente me gusta tu forma de explicarlo desde el sentido más espiritual, “el propósito es ese algo especial para lo que Dios nos hizo”, porque como sus hijos, somos igualmente importantes para El, y tiene una misión en este mundo para cada uno de nosotros. Esto hace que la vida de cada ser humano, tenga sentido. No estamos aquí por casualidad, tenemos fines muy bien establecidos a cumplir en este mundo.
 
Que si es un sólo propósito, o si ese muta en el transcurso de la vida de una persona, son algunas dudas que tengo, pero como el cambio es una constante en nuestra vida, no me parecería extraño, que una persona pueda llegar a tener varios propósitos, según el momento que se encuentre viviendo.
 
Lo importante de todo esto es que, es vital para la fortaleza emocional de alguien, apalancarse en su propósito de vida, y tenerlo en mente siempre en momentos de dificultad, ya que funcionará como una pequeña chispa que mantendrá encendida la llama de nuestra voluntad en momentos en los cuales tendemos hacia la tristeza, la depresión y la desesperanza.
 
Bien sea si tienes la creencia de que tu propósito está inmerso en ti, o tú lo escoges, la recomendación es ¡ten siempre uno que te acompañe en el camino! Y trabaja por alcanzarlo cada día, no lo pierdas de vista, repítelo en tu mente, compártelo con otros. De esta forma tendrás contigo una fuerza arrolladora que te ayudará a superar los más grandes obstáculos nunca imaginados.
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *